Atrás

Las 10 mejores películas de Richard Widmark

Se cumplen cien años del nacimiento del actor estadounidense

Vota esta noticia:
5
11/12/2014

Por Icíar Palacios

Nacido el 26 de diciembre de 1914 en Sunrise, Minnesota, Richard Widmark quiso, desde niño, ser abogado. Obcecado por esa convicción que solo proporcionan los deseos de la infancia, llegó a comenzar los estudios de derecho, aunque al entrar en contacto durante su época universitaria con la interpretación, sus planes se fueron al garete y en su lugar, aparecieron unos nuevos: llegar a actuar en el cine.

A finales de la década de los 30 comenzó a intervenir en distintas obras de teatro y seriales radiofónicos, gracias a los que se granjeó una notable reputación y logró pisar los escenarios de Broadway. Allí lo descubrió el director Henry Hathaway, quien le ofrecería su pasaporte hacia al éxito: el papel del gángster Tommy Udo en ‘El beso de la muerte’. Sería la primera de las más de setenta cintas que contaron con él hasta su muerte y por ella fue nominado al Oscar. De un día para otro, Widmark se convirtió en una estrella, en cuya carrera destacan películas como estas que te presentamos a continuación.

Vencedores o vencidos

En 1948 cuatro nazis encargados de esterilizar a prisioneros y aplicar la “solución final” son juzgados en Nuremberg. Dan Haywood preside este importante juicio contra los terribles crímenes de guerra perpetrados por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

Dura y honesta a partes iguales, esta cinta contó con un reparto soberbio encabezado por Spencer Tracy y completado por Burt Lancaster, Marlene Dietrich, Maximilian Schell, Judy Garland, Montgomery Clift y, entre otros, Edward Binns, además de Widmark. Fue nominada a 11 Oscar, alzándose con dos de ellos.

Noche en la ciudad

Dirigida por Jules Dasin en 1950, esta obra de cine negro con tintes dramáticos es para muchos la mejor cinta del cineasta, huido poco antes del rodaje de la caza de brujas de Hollywood. ‘Noche en la ciudad’ fue su primera película de factura inglesa y, desde luego, fue un éxito de crítica y taquilla.

Gran parte de este mérito recayó en Richard Widmark, en el rol de Harry Fabian, un emigrante que trabaja captando clientes para un pub aunque sueña con hacerse un hombre de éxito en la noche londinense. Su particular lucha en busca de dinero y éxito le hará ganarse numerosos y peligrosos enemigos en la gran ciudad.

Manos peligrosas

En esta cinta de Samuel Fuller Richard Widmark da vida a Skip McCoy, un ladronzuelo que malvive a base de pequeños robos. Cuando un día atraque a una joven llamada Candy (Jean Peters), obtendrá un valioso botín: un microfilm que esconde secretos del gobierno. Lo que él no sabe aún es que Candy era vigilada por agentes del estado y que estos, ahora, van a por él.

El beso de la muerte

Cinta debut de Widmark, que fue nominado al Oscar como mejor actor secundario por su trabajo en esta película. En ella daba la réplica a Victor Mature, un mafioso que tras ingresar en la cárcel acepta dar los nombres de sus compinches y colaborar con la policía para poder salir del trullo. Ayuda a capturar al asesino y psicópata Tommy Udo (Widmark), pero cuando este sale del trullo también emprende la búsqueda del chivato para vengarse de su traición. En 1995 Nicolas Cage protagonizó el remake realizado por Barbet Schroeder.

El hombre de las pistolas de oro

En la pequeña ciudad de Warlock una banda de criminales tiene atemorizada a la población. El pistolero Clay Blaisdell (Fonda) y el ayudante del sheriff, Johnny Gannon (Widmark) se unen para acabar con ellos; aunque las circunstancias harán que ambos terminen enfrentados.

Pánico en las calles

Nueva Orleáns. Un inmigrante deja limpias las carteras de Blackie y los suyos jugando al póker. Lejos de darse por vencidos, estos deciden matarlo para recuperar el botín. Al encontrar el cadáver, los servicios de salud confirman que el difunto tenía la peste negra: deben encontrar a los asesinos y aislarnos si no quieren que la enfermedad se extienda por la ciudad. Solo tienen 48 horas y la población no puede conocer, bajo ningún concepto, la operación.

Labios sellados

En la guerra rigen varios códigos incomprensibles para el común de los mortales. Los detenidos y acusados de traicionar y colaborar con el enemigo durante la contienda de Corea lo saben muy bien. El coronel William Edwards, del Ejército de los Estados Unidos de Norteamérica, está a punto de finalizar los interrogatorios… y sufre un terrible dilema entre la ética y lo que como militar debe hacer.

Quizás una de las mejores actuaciones de Widmark, aunque oculta en esta cinta no tan reconocida como debiera. Una de las pocas películas dirigidas por el actor Karl Malden.

Lanza rota

En Arizona, un ranchero con tierras ha educado desde la tiranía a sus hijos. Viejo y enfermo, a punto de morir, será testigo de cómo sus vástagos terminan por alzarse contra él para quedarse con sus propiedades. Peculiar revisión del Rey Lear de Shakespeare ubicada en el lejano Oeste.

Interpretaciones convincentes, una fotografía de escándalo y su solemne banda sonora orquestada en vientos hacen de este western tardío una cinta más que digna.

La ley del talión

Los apaches ataca el convoy en el que viaja un grupo de colonos. Refugiados en un vagón de tren, se sobreponen al terror de los agresores gracias al Comanche Tod (Widmark); un hombre blanco al que la policía persigue tras haber asesinato a tres personas y que durante años ha convivido con los comanches. Todos dependen de él para salir del desértico Valle de la Muerte con vida.

Dos cabalgan juntos

Los comanches han secuestrados a un grupo de blancos, cuyos familiares presionan al ejército estadounidense para que los libere. El comisario Cuthrie McCabe encarga al comandante Frazer emprender las negociaciones con los salvajes junto al teniente Gary (Widmark).

Tags relacionados:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD